Empanada de bacalao

El hojaldre es como los perrines chiquinines: muy agradecido.  Metes cualquier cosa entre dos capas de esta curiosa masa, un rato de horno y quedas mejor que la chaqueta de cuero de maíkel nait. En este caso lo que metí fue bacalao, pero como si metes poliespán: un éxito seguro. Podéis liaros una tarde y os hacéis la masa, pero si tenéis prisa o sois vaguetes (come io) entonces compráis la masa de hojaldre de Casa Tarradellas que sale de vicio. Eso sí, hay que hacerla recién comprada, si la dejáis mucho tiempo no se levanta (Papuchi Iglesias dixit).

Vamos señora que lo estamos regalando:
Ingredientes:
(para 3 raciones, más la del que parte y reparte)
– Masa de hojaldre (en el paquete vienen 2; para estas cantidades se usa sólo una)
– Bacalao desalado y desmigado. Unos 150 / 200 gr.
– Media Cebolla (grande)
– 1 Pimiento verde
– 1 Ajo
– Tomates pera (unos 6/7)
– Vino blanco (un poquinho)
– Aceite (del bueno)
– 1 huevo (para dorar la masa)
– 1 huevo duro (opcional)
– Mantequilla

Se sofríe el ajo laminado en aceite (suficiente cantidad para sofreir cebolla y pimientos, pero no mucha que si no queda muy aceitosa). Antes de que se empiecen a dorar se añade la cebolla picada y el pimiento, muy picado. Una vez comience a pocharse (pocharse es una palabreja digan de mención) se añaden los tomates pera pelados y muy picados. Cuando comience a freirse el tomate se echa el vino (poquinho, pero del bueno) y se deja reducir. Se sala todo con cuidado, luego el bacalao, aunque desalado, sala. Qué salero. Se deja a fuego lento que se haga bien el tomate.

Una vez con el tomatito que den ya ganas de comérselo a cucharadas se añade el bacalao. Se va removiendo a fuego lento, hasta que ligue bien el bacalao con el resto de la tropa. Una vez hecho se retira y se reserva. Tiene que enfriar algo antes de ponerlo en la masa. No se puede poner muy caliente ya que se estropea la masa y luego no sube bien en el horno. Al final, esto es opcional, podéis añadir al resultado un huevo duro picado. Yo esta vez lo hice sin huevo. Si os ha quedado demasiado líquido todo puede ser una buena opción para espesarlo.

Sobre una bandeja de horno previamente cubierta con mantequilla (para que no se pegue la masa al sacarla) se extiende la masa, con la idea de poner el contenido sobre una mitad y luego doblar la otra mitad como si os estuviérais arropando los pies en el sofá. Lo dicho, se pone el bacalao (medio frío) sobre la mitad y se cubre con la otra mitad. Se van doblando los bordes como ilustra la fotografía, haciendo así (no me véis) con los deditos.

Una vez preparado se bate un huevo (clara y yema) y se unta por encima. Si sois pitiminís lo hacéis con un pincel, yo lo hago con los dedos. Esto le dará un toque dorado-brillante a la masa. Creo que no le aporta nada de sabor, pero os ganáis un punto en escenografía. Se mete en el horno (precalentado unos 5 min.) a unos 200 grados. Mejor que deciros un tiempo exacto os digo que os vayáis asomando, cuando digáis “ostias qué pinta” la sacáis. Tened en cuenta que el relleno ya está cocinado. El horno es sólo para levantar el hojaldre.

Se pone en un plato, se deja enfriar algo y a zampar. A mí personalmente me gustan más las empanadas frías, aunque la masa pierde “crujistencia” y tiende a hacerse bola, pero lo prefiero igual. Qué rica una empanada en el campo, tumbao’ en la hierba, con olor a mierdavaca y oyendo los pájaros piar.


Receta dedicada a Marta, que no se da cuenta que la media cebolla es ella.

Lectura para la sobremesa (de campo): El insensible, Andrew Miller.

Anuncios

Un comentario en “Empanada de bacalao

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s