Potaje de garbanzos

Alguien me dirá que si me patrocina la liga del bacalao, llevo ya unas cuantas recetas con el pez feo. ¿O no las he subido todas? Es que tengo por ahí unas croquetas y un revuelto y pensé que las tenía ya publicadas. Lo acabo de comprobar: no, las tengo como borradores. Bueno, pues ya las subiré y el que lo iba a decir que me lo diga entonces.

Este plato lo hacía mi madre y mi abuela en Semana Santa, mientras pudieron mantener la tradición religiosa en una familia que con las generaciones se les ha ido por peteneras. Yo lo hago igual pero no sale igual, ya se sabe, hay que ser madre o abuela para que le salgan a uno los platos tal cual. Padre no vale. Igual tengo que esperar a ser abuelo. Me voy a jartar de esperar, por ahora Lara no tiene pinta de querer buscar un macho reproductor. Veremos. Vamos con el potaje, que no es sencillo pero no me os desaniméis antes de tiempo:

Ingredientes: (para 4 personas, en ayuno)
– 300 gr. de garbanzos
– 250 gr. de bacalao desmigado y desalado
– Un puñado de espinacas
– 5 ajos
– 2 Medias cebollas
– Trozo de pan duro
– 2 huevos duros
– Laurel
– Pimentón
– Harina

En una cazuela ancha se ponen a cocer los garbanzos, dejados en agua la noche anterior. Junto con los garbanzos: el laurel y 4 dientes de ajo, sin pelar. Se cubren con agua fría con sal. Cuando empiece a hervir se rompe el hervor con agua fría. Así 3 veces. Se tienen una hora cociendo, hasta que el garbanzo esté tierno, pero sin deshacerse.

En una sartén aparte se sofríe la cebolla, bien picada. Una vez pochada se añade una cucharada de harina y se deja hacer, removiendo. Luego se añade el pimentón y se remueve. Todo esto se añade a la cazuela.

En la misma sartén, añadís aceite y doráis el pan y el ajo (pelado) sobrante. Una vez frito, sin quemarse, se saca el pan y el ajo y se pone en un mortero, junto con 1 yema de huevo (duro). Se hace un majado, que básicamente es aplastarlo todo en el mortero como si os fuera la vida en ello. Todo esto, una vez majado, se echa a la cazuela también.

Pasados unos minutos con todo ya en la cazuela se echa el bacalao y las espinacas. Se remueve todo bien y se deja hacer otros 15/20 minutos. Una vez esté todo bien ligado se añaden los huevos restantes picados. Esto espesará algo más la salsa, así que intentad durante los procesos anteriores que no se os quede muy espesa.

Al servir probad a echadle unas gotas de vinagre, ya en el plato. Si en vez del vinagre os gusta pongamos el Jabón la Toja pues probadlo también y me contáis.


Receta dedicada a mi abuelilla miga de pan, que en cuaresma se hincha la tía de potaje.
Lectura para la sobremesa: El tío tungsteno, Oliver Sacks.

Anuncios

5 comentarios en “Potaje de garbanzos

  1. Qué va! No me conoces, busqué blogs sobre cocina, y me apareció esta receta, que yo he hecho bastantes veces, pero no tan elaborada como la pones tú. Asíque tomo nota de la receta, y visitaré más veces tu blog! Slds.

  2. Bueno,bueno… que gracia me ha hecho.
    Que penita me da que la yaya no pueda disfrutar ya de ésto, seguro que se mondaría de risa y no entendería muy bien que su nieto ande entre fogones. Por supuesto que te pondría un sobresaliente (faltaría mas, su nieto), aunque después puntualizaría diciendo: el caso que si al majado le pones, además, perejil y azafrán te quedaría de muerte.

    Voy a seguir leyendo tus recetas.

    Besos. Mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s