Huevos al plato (qué coño)

Creo que hay algo que homogeneiza (qué palabro) a todos los españolitos: la necesidad imperiosa de comerse en vez en cuando unos huevos fritos. Tal necesidad me surgió ayer y aunque acabé liándome a picar cebolla creo que no merece la pena ni poner la receta en plan exhaustivo. Se pica la susodicha, con un diente de ajo en láminas se sofríe en una sartén (si eres de los que tienes fuego de verdad, lo haces directamente en la cazuela de barro), aquí podría entrar la chistorra en trozos pero yo tenía sobrasada mallorquina así que ahí que cayó, soltando todo su aceitazo. Añadí los guisantes ya cocidos, un poco de vinito blanco y cuando redujo le añadí 2 huevos tamaño kingsize. Una vez cuajados con la yema reluciente se echa a la cazuela, se arma uno con tenedor y hogaza de pan y se pasa a la acción. Luego sólo queda reposar y dejar al estómago hacer el resto, mientras la falta de sangre en la cabeza nos va adentrando en una somnolienta forma de ver la vida.

Anuncios

6 comentarios en “Huevos al plato (qué coño)

    • Oye Mandarina, chulísimo tu blog. Te enlazo ipsofacto aquí a la derecha y me guardo echarle un vistazo tranquilo a tus recetas, que ahora tengo que salir. Preciosas fotos, ¿las haces tú? Saludos.

  1. Hola Nano!
    Iba a enviarte la receta de tarta de chocolate para celíacos y para no celíacos locos por el chocolate y me he dado cuenta de que no tengo tu e-mail.
    Mándamela cuando puedas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s