Potaje de calabaza y cocochas

Los asuetos veraniegos tienen estas cosas, uno se abandona y al volver el frío se encuentra una chaqueta con costuras, un amigo del alma y un blog olvidao. En mi defensa diré que he seguido cocinando (qué remedio, hay que alimentar a la camada), aunque las recetas se han ido quedando como borrador, en un cúmulo de intenciones encontradas. Poquito a poco las iré publicando. Comienzo por ésta, más o menos reciente, muy buena ahorita que llegan las nieves y al estómago le apetece puchero:

Ingredientes: (para 3 pares de manos frías)
– 250gr. de cocochas de merluza (bandejita barata de La Sirena al canto, riquísimas, de verdad)
– 350gr. de calabaza
– Garbanzos (400gr.)
– 2 medias cebollas
– 1 pimiento verde
– Comino en polvo (importante)
– Laurel
– Vino blanco (1 vaso pequeño)
– 3 ajos

Normalmente suelo recomendar usar garbanzos cocidos, pero en esta receta lo mejor es hacerlos, ya que aprovecharemos el caldo de cocer para el guiso. Los ponemos en abundante agua fría la noche anterior. Una vez escurridos se ponen en una cazuela ancha a cocer con agua, sal, media cebolla partida en dos, 2 ajos enteros pelados y la hoja de laurel. Más o menos se tirarán una horita hasta que estén tiernos. No hay que dejarlos muy pasados ya que luego cocerán un rato en el guiso.

En otra cazuela ancha se pica la otra media cebolla finita (picarla fuera, ya me entendéis) y se sofríe en abundante aceite, junto con el pimiento picado y un ajo laminado. Cuando esté transparente se añade el vino y dejáis reducir un par de minutos, a fuego fuerte. Bajáis luego el fuego y añadís las cocochas, se remueve todo y se añade la calabaza cortada en cubos pequeños. Se rehoga bien todo, removiendo con suavidad, para no destrozar (brutos) las cocochas. Se añade comino en polvo (a discreción, un poco es poco y mucho es mucho, que decía mi abuela).

Se añaden los garbanzos que tendremos cociendo en la otra cazuela, junto con parte del agua; podéis añadir la hoja de laurel para que siga dando sabor. Igual no hace falta que echéis todos, los váis viendo, tiene que quedar un potaje así compensado, que no haya que buscar las cocochas entre montañas de garbanzos. Se tapa y se deja a fuego medio hasta que se haga la calabaza, calculad unos 10-15 min. más o menos.

Al final podéis añadir un huevo duro troceado por encima, yo no lo eché pero os quedará bien rico. Esta receta no tiene complejidad salvo en calcular los tiempos de coción para que cuando haya que echar los garbanzos estén en su punto, o mejor dicho, a falta de unos 10-15min. de coción. Queda claro ¿no? Pues venga, al tajo con el ajo.


Dedicada a Teresa, suegra en ciernes, que me trajo una calabaza monstruosa y la idea germinal de esta receta.
Lectura para la sobremesa: Travesuras de la niña mala, Mario Vargas Llosa.

Anuncios

Un comentario en “Potaje de calabaza y cocochas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s