Arroz de campo (con conejo y setas)

Si sigo este ritmo de implicación con el blog, creo que conseguiré tener las suficientes recetas para hacerlo interesante en unos 30 o 40 años. Esperemos que sepa manejar internet para entonces. Vuelvo a la carga, a ver si consigo algo de continuidad, con un arrocito de campo, ideal para un día de lluvia, después de andar por la montaña o volver de la compra del mercadona. Se pongan la boina y los pantalones de pana y allá vamos:

Ingredientes: (para 2/3 jugadores de mus)
– medio conejo en trozos
– 250gr. arroz bomba
– un buen puñado de setas (yo usé trompetas de la muerte y lepiotas, desecadas)
– 1 puerro grande
– 1 ajo
– caldo ave
– romero / pimentón / azafrán


Los arroces, si son para nosotros tres (bendita familia no numerosa), los hago siempre en paellera. Cuando viene más gente suelo hacer la misma receta en olla grande, retocando los tiempos de cocción del arroz, claro. Pues eso, en una paellera se dora el conejo salpimentado en aceite (no muy abundante). Se reserva en un plato aparte. En el mismo aceite se dora el ajo laminado, antes de que se dore se echa el puerro en juliana. Aparte yo cuezo las setas desecadas para hidratarlas, y ya que uso trompetas negras, que tienen un sabor bastante fuerte, quitarles algo del mismo. Si lo hacéis con setas tiernas, pues limpias y en trozos a sofreir con el puerro. Se añaden pues las setas escurridas y se remueve. Se añade el pimentón (un poco), el romero (otro poco) y el azafrán. Se añade entonces el arroz y se remueve para que coja algo de aceite. En este momento se echa el caldo, calculad más o menos unas 3 partes de agua por 1 de arroz, ya que el bomba absorbe bastante más agua. Si no tenéis caldo podéis usar agua directamente, pero el caldo le dará más fuerza al guiso, id a comprarlo, vagos. Rectificad de sal una vez con el caldo ya en ebullición. El caldo tiene que estar sabroso, gran parte se evaporará.

Se deja hervir un rato, y se añade (como a media cocción del arroz) el conejo dorado en trozos que teníamos reservado. Se termina de cocer el arroz, rectificando de sal si es necesario, y al final tapáis con un periódico (evitad noticias de economía o editoriales) dejando reposar unos 10 minutos antes de servir. Si tenéis romero fresco ponedlo encima en estos diez minutos finales, y retiradlo al servir.

Si esto lo hacéis con fuego de leña ya puede ser el acabose gastrónómico.
Maridaje: un vino de toro, fuertote y que os deje la mente engañosa para la posterior partida de mus.


Dedicada a David, el otro David y Jose Manuel, grandes cocineros a la par que comilones. Órdago a pares.
Lectura para la sobremesa: Anatomía de un instante, Javier Cercas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s