Más panes (II)

Estoy en plena fiebre del pan. Últimamente las mañanas libres me pillan con las manos en la masa, voy acumulando recetas y conocimientos como el que guarda moneditas en un bolsón. Estoy a la espera de pasar una noche en la tahona de mi amigo Primo malo, que dejó el mundo del hampa (mejor dicho, lo compatibilizó mientras pudo) para llevar un negocio viento en popa del que espero no perjudicar mucho por pasarme en vela allí una jornada aprendiendo técnicas profesionales. Me ha dicho que me va tener toda la noche cargando sacos de harina, ya veremos. Yo lo que quiero es mancharme las manos de masa mientras él me atruena los tímpanos con dj tuerto. Fermentando espero, y mientras tanto aquí dejo algunas fotitos de varios de los panes que han ido saliendo del horno…

Leer más »

Pan en horno de barro: crónica de un desastre anunciado (con final feliz)

Si juntas una casa rural con todo lujo de detalles y una lluvia persistente durante 4 días, el resultado será un montón de tiempo libre para dedicarlo a lo que en ese momento tengas en vena. Como la vena actual va de panes (a ver lo que dura) me tiré los cuatro días amasando y haciendo panes varios que subiré en otra entrada. En la casa en cuestión había un horno de barro, así ahí me puse, leños a la obra, a montar un infierno para un par de panes…
Leer más »

Más panes

Tras acudir al Panforum (que encontré entretenido, algo caótico, gracioso -me pasé con el vinito y me entró risa floja- e inspirador a partes iguales) me he animado a seguir con los panes. Estas de arriba son unas baguettes francesas de masa madre, siguiendo, con ciertas libertades, esta receta. Al panforum llevé una hogaza de chalotas y vainilla (de nuevo arriesgué demasiado para no tener ni puta idea), que quedó bien aunque nadie excepto Rocío, Claudio y Josechu (y yo, claro) probaron. Estaba denso denso, sin llegar al índice atómico de mi rosca de pasas, ellos pusieron cara de buenos amigos y aprovecharon mis copas de más para no tener que mentirme.
Leer más »

Mi primer pan

Cuando sea mayor quiero ser como Dan Lepard. Llevo 3 días enganchado a su libro (perfectamente traducido y editado por Ibán Yarza, de ¿Te quedas a cenar?) The handmade loaf, una joya para cualquier amante de la cocina, o amante de los libros, o amante en general. Hoy me he decidido (aún sin masa madre, que está en su segundo día de evolución, ahí tranquilita en su bote) a probar una de las recetas, un pan con pasas y miel. Me ha quedado muy rico aunque en mi contra (igual he arriesgado mucho para ser el primero) diré que he conseguido quizá el primer pan con una masa atómica superior a la del plomo.

Leer más »

Sandalias de pan

La historia viene de lejos. Una amiga a la que terminé regalando siempre sandalias por su cumpleaños, el cutrerío que me caracteriza que fue rebajando la calidad de las sandalias hasta el punto de que si no eran gratuitas terminaron por no valerme como regalo. Las mejores que recuerdo, unas que conseguí que me trajo un motorista del telepizza por añadir a una familiar unos aros de cebolla. Lo mejor es que eran cojonudas y justo de la talla de mi amiga, la 38 (por mucho en que ella se empeñe que tiene un 37).

Leer más »

Curso de arroces en un puticlú

Sabina ya no bebe, ni se droga, y las putas a las que frecuentaba, o se han jubilado o han buscado clientes con menos conciencia de sí mismos. El dueño de este local oye a Sabina mientras conduce por la costa y algunas canciones le recuerdan a sus tiempos de proxeneta, los polvos gratis, el dinero sucio y la boca amarga. Debería decir antiguo dueño, porque lo vendió hace unos años para poder jubilarse en Estepona, donde echa de menos Madrid y su puticlú en la calle Ballesta.

Leer más »