Albóndigas con eme

albóndigas o almóndigas

Hay una web muy curiosa que te plantea viajes aleatorios a distintas partes del mundo usando el StreeView de Google Maps. Das un botoncito y ¡plás!, apareces en una calle perdida de Ulán Bator viendo cómo un señor con gorra arregla una farola en un frío y luminoso día de invierno. Vuelves atrás, das otra vez al mágico botón y ¡zasca!, te encuentras con un grupo de mujeres colombianas en Tutunendo, que lejos de sentir curiosidad con ese cacharro que envía el señor google, siguen con su charla animada frente a sus chavolas, como si un coche del futuro pasara todos los días a la misma hora por esa desvencijada carretera de grava. Total, que en esos entretenimientos estaba cuando de repente el botón me pone enfrente de la casa de mis abuelos. Me puse a temblar pensando que un fantasma del pasado (como en Un cuento de navidad, la novela de Dickens) había llamado a mi puerta y me obligaba a viajar a algún momento crucial de mi infancia. En pleno flashback me vino el recuerdo de los olores de la cocina de mi abuela. Aún nervioso por el susto, apagué el ordenador, me puse el delantal y me lancé a rememorar esta receta:

Ingredientes: (para 4 abuelas sin cuaresma)
Para las albóndigas:
– 500gr. de carne picada de vacuno
– 1 ajo
– 1 rama de perejil
– 1 huevo
– 50 ml. de leche entera
– Pan rallado

Para el guiso:
– 250gr. de champiñón (yo usé la variedad portobello)
– 2 patatas
– 1 bote de guisantes
– 1 zanahoria
– 2 medias cebollas
– Vino blanco
– Laurel / pimentón dulce / azafrán

Leer más »

Mousse de chocolate

receta mousse de chocolate

Lo que ya sé
Mujer de pacharán y horas con hielo, hoy, por primera vez, me has esquivado la mirada. Has entrado en nuestro bar, y yo, acodado al final de la barra, he hecho el ademán de saludarte, con un gesto a medias que me ha traído el sonrojo, a estas alturas, de verte sentarte lejos, hurgar nerviosa en el bolso, ignorándome. Al rato ha entrado él, con cuerpo de buscarte y la sonrisa falsa del que sabe que miente. Ni siquiera se ha molestado en invitarte. Habéis reducido a un minuto el teatro y al ir a recoger tu abrigo me has visto, sé que me has visto, y yo me he hundido en una página sin noticias, en la tristeza de mi periódico atrasado. He pensado en seguirte, en seguiros, solo para demostrarme lo que ya sé: que no soy el único al que no cobras.

        

Ingredientes: (para 4 habitantes de bar)
– 200gr. aprox. de chocolate de cobertura.
– 100 gr. de mantequilla.
– 5 huevos.
– 1/2 vaso de leche entera.
– Asssúcar (unas 4 cucharadas, pero esto al gusto).
– 1 chorrito de coñac (opcional).
– 1 pizca de sal.

Leer más »

Cebiche peruano

receta de cebiche peruano

En mi topten de escritores hay (por lo menos) dos peruanos, y en el de libros hay al menos tres o cuatro novelas que allí transcurren. Perú, y sobre todo Lima, pertenecen a mi territorio mágico, esa zona de confort imaginaria que van creando los libros y la vida. Años ha, cuando viajé al Perú, llevaba tantas ganas de poner en tres dimensiones tantos lugares imaginados, que me sentí defraudado porque aquellas calles que poblaban mi yo literario, esos paisajes con los que tantas páginas y momentos había vivido, no se parecían en nada a esa ilusión. Pasado el tiempo, noté una cosa curiosa: que las imágenes visuales que me traje no alteraron apenas nada los escenarios que mi imaginación había creado. Para mí, Lima siempre será la Lima de mis novelas, el centro de Conversación en la catedral, la Avenida Salaverry de Un mundo para Julius, el barrio Marconi de No me esperen en abril.

En aquel viaje se me quedaron un montón de cosas en el tintero, pero lo que más echo de menos es haber podido disfrutar de un modo más intenso (y acompañado, porque viajé solo y medio rápido) la cocina del Perú. La fama que está cogiendo en estos últimos años es merecidísima, y si un día inventan las estrellas Michelín callejeras, Lima se va a llenar de chefs. Exquisitos tamales, anticuchos, tiraditos, incluso algún ají o algún seco que te ibas comiendo por las aceras, entre un tráfico alocado y bajo ese cielo gris que tanto color le quita a la ciudad.

Tengo un par de platos para subir al blog. Comienzo con este cebiche, que sale de chuparse los dedos y lleva más ingredientes que trabajo, la verdad. No se me asusten con el listado:

Ingredientes: (para 3/4 lectores)
– 400gr. de pescado blanco. Para el de la foto usé abadejo; puede ser perca o corvina, o realmente cualquier pescado que os encaje, incluso salmón.
– 1 cebolla morada.
– 4 limas.
– 2 limones.
– 1 aguacate (que no esté muy blando).
– Ají limo (opcional, para el toque picante). Si no encontráis, podéis usar un poquito de guindilla.
– 1 mazorca de choclo (maíz peruano, de color blanco y más grande que el maíz que solemos usar en estos lares). Lo podéis encontrar en tiendas de productos latinoamericanos, probablemente congelado y cocido.
– 1 boniato (llámalo batata y quiérelo igual).
– Mote (maíz mote, opcional, para hacerlo frito).
– Jengibre.
– Cilantro.
– Pimienta.
– Azúcar moreno.

Leer más »

Postre de tapioca

De aquella época en la que vagabundeaba por el mundo saqué varias cosas en claro: que una sonrisa a tiempo puede abrir más puertas que el dinero y que si uno encuentra un sitio donde le den bien de comer, de desagradecidos es no quedarse allí unos días haciendo la digestión. En Camboya probé por primera vez este postre, que según parece es de origen tailandés, y en un tris estuve de pedir allí mismo el asilo político. Yo no he conseguido acercarme ni un poquito a aquella textura, pero me apaño con esto que os traigo porque soy hombre de ambiciones en rebajas y muy conformista.

Ingredientes: (para 4 mochileros)
– 100gr. aprox. de tapioca en bolitas (lo encontráis en tiendas de alimentación chinas).
– 400ml. de leche de coco (misma tienda, no me llevo comisión).
– 400ml. de leche entera.
– 1 huevo.
– Vainilla en rama o extracto, en su defecto (extracto en su defecto, qué gran frase).
– Esencia de azahar (opcional).
– Asssúcar.
– Canela o chocolate rallado (para decorar).

Leer más »

Risotto de boletus y sobrasada

Risotto con boletus y sobrasadaBoletus edulis

Semejante ejemplar encontrado no diré dónde. Si fuera boletus chica se me caerían las bragas.


Mi futura tesis doctoral versará sobre el ser humano y su infinita capacidad acumulativa. No digo yo que no existan ideas para distribuir ciento y pico kilos de boletus en una semana, pero así como concepto para pasar un día en la montaña se me hace excesivo. El chaval prometía que no eran para vender, sino para repartir entre sus amigos. Yo me decía «muchos amigos tiene este chico», así con esa cara de no haber dejado nunca un plato sin romper. Total, que llegué a la conclusión de que sí eran para vender y que el tipo se iba a sacar un sobresueldo otoñal digno de la trama gürtel. En todo caso, y a petición nuestra, metió la mano en nuestra cesta y empezó a decir «éste sí, éste no» como el que separa a los pollitos por sexos en los programas de la tele. Los boletus no aptos volaban por los aires y yo trataba de cogerlos por segunda vez esa mañana. Al final quedaron unos cuantos que dieron para ésta y espero otras futuras recetas. Pongan su mejor acento italiano que andiamo tutti avanti:

Ingredientes: (para tres excursionistas y un perro)
– 300gr. de arroz arborio. Si no encontráis usad redondo mejor que bomba.
– 250gr. de boletus edulis (o pinicola, o lo que coño encontréis en el campo y que no sea muy venenoso).
– 1 litro de caldo de verduras, que podéis hacer o compráis (alguno medio bueno).
– sobrasada (como una cucharada sopera para estas cantidades)
– media cebolla (mediana, que hay por ahí algunos cebollones que válgame…)
– mantequilla
– queso parmesano (o grana padano)
– vino blanco (1/3 de vaso)

Leer más »

Judías pintas con arroz

judias pintas con arroz

Hace un tiempo encontré una puerta interdimensional en los baños de un puticlub. Después de mear el sexto whisky fui a salir y me encontré rodeado de frailes que cantaban laudes en un comedor amplio, decorado con escenas del antiguo testamento y con una sonoridad mística e inquietante. Sin hacer apenas ruido me senté en un banco vacío y me dispuse a escuchar. No cantaban mal, pero no me veía acabando la noche en un convento benedictino, así que volví hacia la puerta que me había traído hasta allí. Para mi sorpresa no daba de vuelta al oscuro club sino a una despensa llena a rebosar de conservas, dulces y otros manjares de la tierra. Ese fue el comienzo de mi vida aquí, y ésta que os escribo la enésima receta que les hago a mis amables compañeros. Sé que al Prior le pirrian las alubias, así me estoy ganando poco a poco un permiso que me desconecte al menos por un día de esta sosegada y a veces tediosa vida monacal.

Ingredientes: (para 4 frailes)
– 350gr. de judías pintas (del año)
– 100gr. de arroz redondo
– 2 chorizos de guisar
– 1 codillo de cerdo (también vale oreja o rabo)
– media cebolla
– 3 ajos
– 2 tomates pera
– vino blanco o jerez
– laurel / pimentón dulce / azafrán

Leer más »

Caldereta de cordero (por la vía rápida)

caldereta de cordero

Yo sé que tengo un público fiel al que me debo como si fuera una hipoteca basura sin ipecé. Los meses que separan mis entradas en este blog son, por tanto, una prueba de fe, un contrato sin firmar que nos vincula indefinidamente hacia un infinito lleno de sofritos y manjares por digerir. Desde mi púlpito os pido que tengáis paciencia, que un homo sapiens no se cuece en un día y que las cañas que os debo alguna tarde de sol serán pagadas. Mientras tanto, aquí os dejo un nuevo despropósito, una caldereta de cordero en olla exprés que se me ha antojado sobre las once y me he zampado en torno a las tres (compra mediante, no os asustéis). Cuidado con las puertas que se abren hacia fuera. Allá vamos:

Ingredientes: (para 4 óvulos fecundados)
– 1 kg de pierna de cordero en trozos; o cuello fileteado y un par de jarretes, también vale.
– media cebolla (joder, qué gran nombre, ¿no?)
– 2 zanahorias
– 2 patatas grandes
– 1 bote corazones de alchachofas
– 1 bote de guisantes
– 1 bote de champiñones enteros (de esos chiquininos)
– 2 ajos
– 1 huevo
– 1 vaso de vino tinto (uno güeno, paisa)
– 2 cucharadas de harina
– laurel / perejil / pimentón / azafrán

Leer más »